El Dólar Digital

La irrupción de las monedas digitales, que aún se usan, principalmente, para mover dineros sin la supervisión de las autoridades, ha puesto en la palestra la posibilidad de usar estas tecnologías para reemplazar el papel moneda.  Ya en un momento el gobierno estadounidense deshechó el patrón oro de su moneda. Probablemente el tener un medio físico como papel o monedas da una falsa sensación de tener un bien valioso por si mismo en las manos, al menos algo más tangible que una cifra almacenada en algún computador que no sabemos ni donde está. No obstante un billete de 100 dólares tiene un valor real de aproximadamente 17 centavos de la moneda que representa (fuente:  FED). Siendo así es oportuno plantearse si es el momento de que los bancos centrales del mundo emitan de forma digital.

Ventajas

Los que apoyan esta idea mencionan la reducción de los costes y la mejora en la eficiencia en las transacciones.

Críticas

Por otro lado el uso de monedas digitales emitidas por el estado supone un desafío sobre la privacidad de los datos financieros. El control de la autoridad podría incrementarse llegando incluso al punto de emitir moneda con fecha de vencimiento según criterios más bien políticos que económicos o financieros. Además se cuestiona si internacionalmente se aceptaría esta moneda que en definitiva ya no estaría atada a ninguna materia prima (como alguna vez lo estuvo la moneda al oro)

La discusión legislativa

En el país del norte los principales bloques políticos (demócratas y republicanos) tienen diferentes posiciones sobre el tema. Por un lado los demócratas impulsan su emisión por parte de la Reserva Federal y por el otro los congresistas republicanos han aprobado una ley que prohibe a la FED utilizarlo como instrumento de política monetaria.